El aumento de robo de perros de raza

El aumento de robo de perros de raza
Lunes 27 Enero, 2014 09:50

Ya son varios los casos que se conocen de perros de exclusivas razas que son robados mientras son paseados por sus dueños, y que luego son vendidos en las ferias libres.

Los dueños de estas mascotas hacen un llamado a la gente para que no compre estos animales en las ferias libres, para así no seguir aumentando este negocio.

Desde los inicios el robo de perros se destinaba a dos actividades: la cría, venta ilegal (se robaban perros de razas pequeñas, de fácil salida en el mercado), la caza (se robaban perros de caza para probarlos) y desde hace un tiempo las peleas de perros.

En los últimos años se ha detectado un incremento brusco de los robos de mascotas

El aumento general de la delincuencia, la aparición de mafias organizadas, y la diversificación de sus negocios ilegales, han puesto a los perros en situación de fácil acceso, y que sus propietarios poco podrán hacer excepto colgar carteles y desesperarse.

Los delincuentes los venden en Internet a compradores desprevenidos o ferias libres, persas  o al borde de las carreteras. He visto perros robados que después aparecen milagrosamente cuando el dueño ofrece una recompensa".

Hay más grupos mafiosos y más tráfico ilegal de perros que un control de la actividad final y esto es una posibilidad más de diversificación de su negocio. Hay más gente para robarlos, puesto que estas mafias ya tienen personal propio, que de  igual manera sustraen carteras, coches o perros, o  hasta entran en viviendas.

¿Quién los roba?

Grupos organizados o mafias, en general por encargo para un determinado negocio ilegal, que puede suponer o no la muerte del animal.

¿Dónde los roban?

En núcleos urbanos, y en realidad en cualquier parte de la ciudad, aunque la incidencia es claramente superior en parques y paseos amplios, en los que los perros suelen ir más a menudo a pasear.

¿Cómo los roban?

Hay varias formas en que las bandas actúan.

  • Utilizando hembras en celo.  Los machos acuden a la hembra, controlada por los ladrones, y son cazados en cuanto desaparecen de la vista del dueño (a veces con un lazo). Hay un vehículo en espera. 
  • Utilizando un lazo.  También cuando los perros van sueltos, aprovechando algún objeto o vegetación que lo tape de la vista del dueño. Hay un vehículo en espera. 
  • Desatándolos.  Sus dueños los han dejado atados en la calle para entrar a comprar en un establecimiento comercial. En el exterior de las tiendas más grandes y supermercados, suele haber siempre algún "ojeador". 
  • Rompiendo los cristales del coche.  Cuando el dueño deja al animal dentro para irse a hacer alguna gestión. Son robos "accidentales", en los que simplemente el ladrón encuentra una víctima sin buscarla, aunque también rondan los grandes parkings de superficies comerciales en busca de algún vehículo con un perro dentro. 
  • Agrediendo al dueño.  Sobre todo por las calles, a personas que llevan a su perro atado. En estos casos, un mínimo de dos personas, aunque normalmente son tres se dividen para hacer el trabajo. Mientras unos atacan al propietario con un arma o a golpes, el otro simplemente corta la correa o quita el collar y se lleva al perro. En muchos casos se desplazan en coche, y una vez identificada una víctima, pegan un frenazo a su lado y atacan. 

Las joyas y los notebooks no son las únicas especies caras y fáciles de llevar por los delincuentes. Más inquietos y con un valor emocional añadido por sus dueños, los perros de ciertas razas pueden incluso superar el valor de estos artículos, por lo que también se han convertido en un objetivo para los asaltantes.

Los casos más comunes generalmente han sido con perros chicos. Es por el modus operandis del transporte, porque estos perros no se los roban de las casas, sino generalmente cuando los sacan a pasear a las calles, a las plazas, entonces (los ladrones) tienen que transportarlos en bicicletas, motos o en vehículos y a un perro grande no lo pueden meter a un auto

Además de los paseos con sus dueños o cuidadores, estas mascotas son sustraídas "cuando las nanas salen en la mañana a los patios, jardines y antejardines y también salen las mascotas y se dan vueltas por los alrededores".

El especialista agrega que los perros son robados porque tienen fácil y rápida reducción. Esos perros robados generalmente están siendo reducidos en los mercados persas, especialmente en el Bío Bío el día sábado en la mañana, es común ver en la mañana gente vendiendo mascotas.

Los perros más cotizados

En el sector oriente de la capital son muchos los hogares que tienen como parte de la familia a pequeños perros que tienen un alto valor comercial, razón por la que los antisociales ven en ellos una buena y rápida fuente de ingresos.

En enero pasado, por ejemplo, en la comuna de Las Condes dos tipos intimidaron a una asesora del hogar para sustraerle la perrita bulldog inglés que paseaba, cuyo valor comercial bordea los $700 mil.

La amenazaron con un cuchillo y huyeron en un automóvil. Pese a que la dueña de la mascota ofreció una recompensa de un millón de pesos, "Colomba" no apareció.

Entre las razas mejor cotizadas en el mercado tanto por su valor como por su buen carácter y apariencia, se encuentran los Bull Dog inglés y francés, Yorkshire Terrier, Beagle, Pug , Schnauzer Miniatura y Maltés.

Precios promedio

Bulldog inglés:  $700.000 (puede llegar a costar más de un millón)
Chihuahua:  $400.000
Yorkshire Terrier:  $350.000
Pug o Carlino:  $340.000
Schnauzer Miniatura:  $300.000
Bull Terrier:  $300.000
Beagle:  $200.000

¿Cómo prevenirlo?

Lamentablemente, es muy difícil evitar el robo de perros, pero hay algunas medidas de precaución para disminuir el riesgo:

Perros con chip

Ante esta situación, algunos municipios están adoptando medidas para ayudar a los vecinos en el resguardo de sus perros. Comunas como Las Condes y Providencia son pioneros en la creación de iniciativas para contrarrestar a los delincuentes.

En la primera de ellas la tecnología juega un rol importante pues, desde hace cuatro años, se les inserta a los perros un microchip del tamaño de un grano de arroz que funciona como un código de barras.

Éste se introduce de manera subcutánea en el lomo del perro y tiene asociada una secuencia numérica que almacena la información del dueño, el nombre de la mascota, la dirección y sus vacunas, entre otros datos.

"(Antes del chip) uno percibía de que andaban personas retirando perros de las calles sin saber con qué fin. Naturalmente que uno podía pensar que podían ser para robárselos.

Explicó, que esta tecnología puede permitir, por ejemplo, que cuando el comprador de la mascota robada lleve el perro al veterinario, éste puede ser “escaneado” y quedar en evidencia que no se trata del verdadero dueño

En la calle

  • Llevarlo siempre atado. Colgar del collar una chapita identificatoria (con el número telefónico) puede ayudar a encontrarla, en caso de que se pierda.
  • Evitar las calles estrechas y de poco tránsito.
  • Evitar las horas de poca gente en las calles.
  • Elegir aceras anchas y bien iluminadas. Vigilar los vehículos que puedan estacionar al lado de forma repentina.
  • Si detectas a algún criador ilegal o de perros de dudosa procedencia, denúncialo.
  • Si alguna vez has comprado un perro a un particular con malas condiciones de cría y sin las normativas correspondientes, denúncialo.
  • Si conoces algún lugar sospechoso de peleas de perros o de hacinamiento canino, denúncialo.

En los parques.

  • Elegir espacios amplios y despejados para soltar al animal, sin papeleras, bancos, vegetación, etc., que puedan ocultarlo a la vista en ningún momento.
  • Si no hay más remedio, limitarse a dejarlos sueltos sólo en las zonas valladas para perros.
  • Los ladrones estudian los movimientos de la familia y aprovechan estas ocasiones para llevarse al perro; por lo que se recomienda cambiar de rumbos siempre en el paseo.
  • En las concentraciones de perros y personas la cantidad de perros debe ser igual o menor a la de personas para mantenerlos controlados.
  • En los paseos de grupo, que siempre haya alguien vigilando a todos los perros.

Finalmente, no comprar animales si se duda de su origen. Si existe gente que roba perros para venderlos es porque alguien los compra. No seamos cómplices.